lunes, febrero 16, 2009


¿Quién quiere ser empresario? Los inconvenientes de montar tu empresa.

Durante estas semanas estoy participando de nuevo en las V Jornades d'Orientació Professional con la URV. Me gusta tratar con los más jóvenes, alguna vez ya lo he comentado aquí.
Normalmente les hago un par de preguntas sobre la marcha, a mano alzada. ¿Cuántos aspiráis a ser funcionarios con plaza fija algún día? La mitad.
¿A cuántos os gustaría tener vuestra propia empresa? Uno (¡una!) de treinta.
Entiendo que este no es el mejor momento para venderle a nadie la idea de que se meta a empresario, pero es que los resultados del año pasado tampoco fueron mucho mejores, tres de treinta...
¿Porqué no tienen el gusanillo de tener su propia empresa? Pues seguro que será que ven más inconvenientes que beneficios, fijo. Porque lo que no son es tontos. Y además están técnicamente muy bien preparados, es una generación con mucha formación reglada, experiencias internacionales y algun máster en la cartera.
Me atrevo a recoger aquí sus propios comentarios:
  • La figura del empresario no es atractiva. Es contracultural. Rechazan el aura de explotadores y del comercio a la antigua usanza. No se plantean llevar su propio estilo, ven en ello un mundo ajeno a ellos donde no van a encajar.
  • ¿Con qué dinero? Alguno tiene una idea más o menos buena, más o menos original, pero no tienen un duro. Y claro, ¿quién se lo va a fiar? En un entorno financiero como el actual esto se pone todavía mucho peor.
  • Cobertura. ¿Qué pasa si no va bien? ¿Tendré algún tipo de subsidio? Porque si trabajo para un tercero y me lleva al paro me deberá pagar una indemnización y recibiré un subsidio durante un año. ¿Y si me hago empresario? Además de hacer frente a todas las deudas generadas nadie me dará a mi un subsidio.
  • Contactos. Vale, supongamos que tengo una idea. ¿Quién me la va a comprar? ¿Cómo puedo llegar a esos clientes? Una vez más se pone de manifiesto la poca implicación de las universidades en facilitar ciertas habilidades para fomentar que los buenos técnicos se conviertan también, si así lo quieren, en buenos emprendedores.
  • Internet. Conocen internet y sus posibilidades bastante bien, pero muchos no tienen ni idea de las posibilidades de negocio que ofrece la red.
  • Confianza. Este es el punto más grave. Algunos ven posibilidades de negocio, productos o servicios por los que podrían cobrar un dinero, pero les falta confianza en sus posibilidades. ¿Y si no sé? ¿Y si no soy tan bueno? Si ellos mismos no creen en sus posibilidades, ¿quién lo va a hacer?
  • Comodidad. Meterse a empresario es mucho más complicado (según ellos lo ven, claro) que hacerse funcionario y por supuesto que trabajar para un tercero. Son ganas de complicarse la vida...

Yo creo que empresario en parte se nace. Tiene que ver con la fe en uno mismo y con las ganas (ilusión, motor de todo) de ver realizada alguna idea concreta que contribuya a cambiar alguna pequeña (o gran) realidad.

Contribución, ilusión, creo que son palabras clave en todo esto. Leo en Marketing positivo el Enterpreneurmanifiesto traducido (gracias!) y veo que en modo extendido refleja este espíritu, así que os invito a leerlo.

Son malos tiempos para la lírica; tampoco pretendo convencer a nadie que su solución sea la de meterse a empresario. Hay que hacerlo por encima de la crisis, no por la crisis. Y hay múltiples ejemplos de pequeños negocios que salen adelante con originalidad, innovación y muchas, muchas ganas de que salga bien.

Querer no es exactamente poder, pero te acerca mucho.

6 comentarios:

Senior Manager dijo...

Bueno, no sé si sabes, pero yo soy uno de los principales detractores del emprendimeinto cuando se le pretende equiparar con la búsqueda de empleo, y viendo tu anécdota me doy cuenta que las generaciones que vienen son más inteligentes que las actuales o se han leído las estadísticas que indican que el 10% de los emprendimientos fracasa el 1er año... Creo que demasiados emprendedores es algo negativo.
SM

Àlex Vallès dijo...

Estoy de acuerdo que muchos emprendedores no generan mucho beneficio pero que en este país la cultura de crear empresa, ser emprendedor no está arraigada y en algunos casos ni lo suficientemente apoyada desde las instituciones públicas.

El camino fácil es ser funcionario (en muchas CC.AA. lo es) pero ser emprendedor y arriesgarse (de manera relativa) no forma parte de la cultura actual.

Que el 10% de los emprendedores fracasa no es una cifra alta o que a mi en particular me preocupe. Aunque me gustaría saber a qué se dedicaba ese 10% que fracasó.

En fin ... ¿deberíamos hacer que en las escuelas se hablara más de la cultura del emprendedor?

Yoriento dijo...

El dato es contundente: la mitad quiere ser funcionario. Se están invirtiendo muchos recursos en fomentar el emprendimiento pero está claro que la guerra se va perdiendo...

Agustí López dijo...

Buenos días a todos!
Senior Manager, a mi no se me ocurriría compararlo con la búsqueda de empleo! Es una opción más dentro de la orientación profesional que cada no le quiera dar a su carrera.
Hay otra estadística peor que dice que el 30% de los proyectos fracasan antes del 5º ejercicio...

Sin embargo sigo creyendo que si queremos tener una economía productiva competitiva habrá que crear empresas nuevas y para eso hacen falta emprendedores.

Àlex, probablemente la sociedad deba hacer algo para mejorar esa tasa de empresarios. Hay un caso bastante conocido en Europa, el de Trieste, donde han florecido grandes empresas partiendo de emprendedores locales (Benetton, Illy, Lloyd's, Calighari, Generali etc.). Me guardo para otro post el análisis del fenómeno, pero es evidente que algo ahí y no es generación espontánea.

Yoriento, efectivamente la otra encuesta es más sangrante quizás. La mitad quiere ser funcionario. A mi me parece insostenible.

Marketing Positivo dijo...

Gracias por el enlace Agustí, aunque ahora me avergüenzo un poco de la traducción, que sinceramente la hice un poco de prisa y corriendo y es mejorable.

Senior Manager: ¿y sí te parece inteligente ponerse a buscar empleo en un panorama de 4.000.000 de parados? En tiempos de bonanza quizás, pero ahora mismo...

Agustí López dijo...

Hola Marketing Positivo, gracias por pasarte por aquí! Se te disculpa la traducción, no te preocupes! Hasta pronto