jueves, febrero 26, 2009


Queda prohibido hablar de crisis (ups!)

Senior Manager en una reciente entrada nos invita a dejar de mencionar la palabra mágica, palabra de seis letras, con dos íes, causante de todas las calamidades que uno se pueda imaginar...


Dice con razón SM que la sobreexposición al tema de marras hace que perdamos la perspectiva y lleguemos a confundir la causa con la consecuencia. Es decir, el contexto económico no es producto de la crisis, es la causa.


Si a mi me aparece un molesto sarpullido en la piel y el médico me diagnostica una dolencia nerviosa es evidente que la dolencia no la causa el sarpullido, sino al revés. Pues eso.


Desde los medios de comunicación estamos sometidos a un bombardeo de noticias constante y de gran impacto todas con un enfoque parecido, destacando de forma muy notable los aspectos negativos, que los hay y muchos, sobretodo cuando hablamos de personas que lo están pasando realmente mal.
Pero es que esto no deja de ser un enfoque reactivo como una casa ante una situación que requiere un plus de esfuerzo en muchos sentidos. Para superarla y para evitar que se vuelva a repetir, deberemos actuar cambiando modelos de crecimiento económico basados en la especulación por modelos basados en el conocimiento, el valor añadido y la innovación. Y para ello habrá que volver a hablar de valores como el trabajo, el sacrificio y el esfuerzo. Y vaticino que las miradas volverán sobre las personas como factor clave de éxito, pero honestamente, no de boquilla.
Como yo no soy ningún experto intento escuchar a los que se supone que lo son, que por cierto, casi ninguno acierta o acertó con las previsiones. Y dicen los expertos que esta crisis tiene mucho que ver con la confianza. O mejor dicho, con la ausencia de confianza. Pero, ¿confianza en quién o en qué? ¿En los bancos? ¿En el sistema en sí mismo? ¿En los líderes políticos? ¿En nosotros mismos? Pues seguramente un poco de todo.

Así que queda oficialmente prohibida a partir de aquí en este blog la palabrita de marras, pero no porque queramos negar la realidad. Sino porque lo que se pretende es centrarnos en los aspectos, acciones y enfoques que nos ayudarán a salir de ésta.

Invito asimismo a cualquiera que tenga capacidad de influir en su entorno que deje de estar permanentemente pegado a este enfoque y consiga modificarlo. Esto vale para los blogs pero también para la vida cotidiana, para las conversaciones del café, para las charlas con los amigos y con la familia y para las reuniones.


Si lo que nos falta es confianza, por favor, sírvanse que es gratis.

Copio y pego la entrada de Senior Manager original aquí para vuestra referencia:





Por Senior Manager, en 25 de Febrero de 2009

Seguro que conoces esa palabra… ¡Si, esa misma! …Tiene seis letras y actualmente está en boca de todos

Es incluida de forma sistemática y casi obligada en cualquier conversación formal o informal, afectando el origen y el final de todas las conversaciones.
Aparece constantemente en las portadas de todos los diarios, e innumerables veces en sus páginas interiores.

Los telediarios y noticieros radiales no se cansan de repetirla, y los comentaristas la utilizan hasta la saciedad.

Está siendo catalogada como la culpable de todo lo malo que ha sucedido y que pueda suceder en la economía, en la sociedad, en el país y en el mundo.

Su influencia negativa nos está afectando inconscientemente, y el hecho de mencionarla y escucharla de forma continuada, nos está haciendo mucho daño tanto físico como mental.
Ya ha dejado de ser sólo una consecuencia y ha pasado a convertirse en una causa, así que su efecto es envolvente y repetitivo, y su ciclo actual parece no tener un final predecible en el corto plazo… en fin… que ya sabéis de cuál palabra estamos hablando ¿no?

Es difícil determinar con hechos cómo se ha visto afectada nuestra vida (salud, trabajo, relaciones, etc.) por culpa de esta palabra, y no sabemos hasta que punto nos puede seguir afectando negativamente si continuamos recibiendo su perniciosa influencia.

Pero a pesar de lo anterior, podemos hacer algo útil para tratar de mitigar su impacto e intentar crear un poco de conciencia colectiva en ese sentido.

No se pretende ocultar la situación actual, sino más bien que decidamos por nosotros mismos si aceptamos (o no), que los medios nos sigan atacando y debilitando nuestra moral de forma irresponsable cada vez que mencionan esta palabra con el único fin de vender noticias.

Propongo no escribirla más, no mencionarla más y no escucharla más… y en su lugar (cuando sea absolutamente necesario) utilizar un eufemismo.

También propongo difundir el contenido de este artículo como una especie de campaña global, contribuyendo desde nuestros blogs a erradicar (en la medida de lo posible) el uso de esta palabra.

Es muy probable que si dejamos de mencionarla y publicarla como lo hemos hecho hasta ahora, podemos contribuir a reconvertir la situación tangible que la engendra, en una nueva situación menos pesimista y más positiva.

Si logramos alcanzar, aunque sea parcialmente, este objetivo; podremos centrarnos mejor, y dedicarnos de lleno a los aspectos que van a permitir solucionar de forma rápida y eficiente la situación que estamos viviendo y que tanto nos afecta por igual.

Por lo tanto, esa palabra, queda vedada y prohibida en este blog …¿Te apuntas?

Si piensas que puedes ayudar con un granito de arena a cambiar las cosas, publica este texto en tu blog y únete a esta propuesta.

Nota: (aclaratoria para los más rebuscados) Esta entrada no tiene connotaciones políticas y sólo puede interpretarse como una forma de ser positivos frente a esta situación, ya que todos la estamos sufriendo. Tampoco pretende esconder lo que está pasando, ni negarlo con el hecho de no mencionar esta palabra…no es eso; más bien es tratar de cambiar el humor a la gente, mientras todos seguimos trabajando por salir lo antes posible de la palabra innombrable, eso es todo.

Senior Manager

3 comentarios:

Facility manager dijo...

Hola amigo, ojalá que puedas seguir escribiendo.
Te saludo desde venezuela y espero que paseis por mi blog
Alberto

cumClavis dijo...

Hola Agustí, arribo (digo...) llego a tí mirando como linkar a otra de tus seguidoras (Laura) y atraerla hacia mi espacio (me ha encantado un comentario sencillo suyo en otro bog...). Pués nada, que me gusta como denominas al blog y que te apartes de la Gestión de recursos Antropomorfos (porqué llamarlos "Humanos", puestos...) para centrarte en la importáncia de las personas.
No hablo sobre lo "innombrable porqué es un camelo de Matrix, digo...del Gobierno...a que sí!!! :-)

Un saludo. Te sigo...

Agustí López dijo...

Hola cumClavis!! Muchísimas gracias por seguir el blog y pasarte por aquí!! Como ves mi frecuencia de publicación ha bajado en picado por culpa de mis dos nuevos retoños...sigo intentando recuperar mis hábitos, ahora arrasados.

Nos leemos!!