lunes, noviembre 12, 2007


Claves para atraer y retener a la generación "Y"

En una charla a la que asistí hace unos días apareció un concepto que me llamó mucho la atención y que me llevó a informarme un poco sobre él: “LA GENERACIÓN Y” . Esta generación es la sucesora de la “Generación X”. Se refiere a las personas nacidas a partir de los años 80 hasta el año 2000. Quizás esta generación ha marcado la pauta mundial en cuanto a la economía, quizá sea también la que ha desbordado el consumismo, y que, por lo tanto, ha hecho evolucionar a muchos sectores, como el tecnológico.

Es una generación de difícil adaptación al cambio, viviendo en su burbuja de comodidad y cuestionando todo pero sin comprometerse a obtener respuestas. Se distinguen por una actitud desafiante, retadora y lo cuestionan todo.

Por mi profesión llevo unos años preocupada ya que estoy en contacto con adolescentes, universitarios y gente de empresa y todo ello tiene un denominador común: los valores y las actitudes han cambiado mucho en los jóvenes de hoy en día y muchas veces me pregunto, ¿Qué nos está pasando?, ¿Cómo podemos cambiar esto?. ¿Somos tan diferentes?. Muchas preguntas y no tantas respuestas.

Esta generación ha empezado a atraer la atención de sociólogos y estudiosos, es la generación del Siglo XXI, también se le conoce como Generación del Milenio y como la Generación 2001. También creo que su conocimiento y comprensión son cruciales para saber que forma tendrá la sociedad del futuro. La Generación Y es la generación de la interactividad, de la publicidad extendida a través de las recomendaciones de sus amigos, a través de los foros y grupos que comparten información por Internet.

¿Cómo motivar a “la generación Y”?. Estas pueden ser algunas claves: según se publica en un un post del blog de Recursos Humanos del IE, los jóvenes de hoy son fieles a las personas, no a las organizaciones, por ello es importante la personalización de las condiciones de trabajo de cada uno en particular. Las expectativas laborales son muy altas y no suelen aceptar cualquier trabajo. De ahí que en ocasiones se sientan en muchos casos desmotivados porque la realidad empresarial no les ofrece lo que esperan:

- Un ambiente laboral más atractivo, informal y divertido
- Flexibilidad horaria para conciliar vida laboral y personal
- Retribución basada en objetivos, no en horas trabajadas
- Un trato profesional menos jerárquico y más personal
- Una compensación a corto plazo, pues no hacen planes a largo plazo con ninguna compañía.
Sin duda esta generación presenta todo un reto en el ámbito de la dirección de personas, no pueden las compañías seguir aplicando la misma receta de hace un tiempo...
Autora: Àngela Pujol - apujol@tauformacion.com

2 comentarios:

cmarti dijo...

Muy interesente.
Gracias
Carlos M.

Agustí López dijo...

Gracias Carlos!!

He estado viendo tu blog y me parece que "respiramos" el mismo aire, ¿Verdad? Hasta pronto.
Agustí López