martes, enero 13, 2009

Capacitación: ¿gasto o inversión?

La gente no compra productos, compra lo que los productos hacen por ellos” Wolfgang Castillo Castro.
¿Gasto o inversión?, es uno de los interrogantes que acompaña a los gerentes cuando deben tomar la decisión de asignar recursos económicos para formar, capacitar o entrenar a su personal.
¿Sirve para algo la capacitación?, Claro que sí, es una oportunidad que tiene la empresa para desarrollar en sus colaboradores sus potencialidades y ponerlas al servicio de sus resultados corporativos. José Manuel Vecino, Gerente de Jobmanagementvision.com comenta algunos de los beneficios que podemos observar en un plan de capacitación orientado al mejoramiento de las competencias y capacidades del personal:
1. Desarrollo de compromiso frente a la tarea y la organización.
2. Incremento de la productividad personal y de los equipos.
3. Apoyo en la auto motivación para el desarrollo de su gestión.
4. Auto conocimiento de fortalezas y debilidades en cada persona.
5. Puesta en práctica de habilidades gerenciales
6. Mejoramiento del trabajo en equipo y del equipo de trabajo.
7. Valoración de sus propias capacidades (Auto confianza).
8. Actualización de conocimientos especializados.
9. Innovación en las prácticas gerenciales y de gestión.
10. Reconocimiento de competencias y conocimientos a desarrollar.

Finalmente, la capacitación es un medio para lograr los resultados de mejoramiento esperado en el personal y de productividad para la organización, pero no es el único, existen otro tipo de intervenciones que pueden llevar a los resultados esperados de tal manera que por fin los gerentes puedan decir con entusiasmo que valió la pena la inversión (no el gasto) que se hizo en capacitación.

¿Qué esperar de un proceso de capacitación?, Esta pregunta, presente cada vez que iniciamos un programa de formación y desarrollo para el personal, nos acosa sin que podamos dar una respuesta satisfactoria evidenciable a pesar de los esfuerzos y recursos que cada año dedicamos a seminarios, talleres y conferencias.
En los últimos años se han desarrollado e implementado herramientas orientadas a medir el impacto de la capacitación y verificar el retorno sobre la inversión. Algunos de estos instrumentos miden el mejoramiento del desempeño en el puesto de trabajo y desarrollan modelos que permiten establecer la curva de aprendizaje en cada uno de los participantes en las actividades de capacitación. Otros modelos miden el cierre de la brecha entre las competencias esperadas por la organización y las ‘potenciables’ en los candidatos que participan en programas de formación y coach orientados a los aprendizajes comportamentales.
Por otra parte, y creo no equivocarme, la gran expectativa de quienes tienen la responsabilidad de gerenciar los procesos de capacitación es la de poder medir los resultados de las intervenciones de desarrollo y formación en resultados económicos tangibles: más ingresos, más clientes y mayor posicionamiento en el mercado.
Sin embargo creo que es importante tener clara la diferencia entre productividad y competitividad para preguntarnos si es posible garantizar los resultados comerciales y financieros de la organización a partir de las intervenciones en capacitación. Es de mucho impacto medir la capacitación y sus resultados, pero en términos de mejora en la productividad y en términos de personas y equipos competentes que garanticen un producto o servicio acorde a las expectativas del cliente.
Creo que podemos esperar mucho de la capacitación siempre y cuando sea entendida como un soporte al desarrollo de la estrategia corporativa y seamos concientes del alcance que tiene y también de sus limitaciones.
Àngela Pujol - apujol@tauformacion.com

2 comentarios:

Senior Manager dijo...

La capacitación es el pilar en el que se fundamenta la productividad, y la empresa que no lo entienda de esa manera, simplemente está condenada a quedar relegada en un segundo plano dentro de su sector. Sólo las empresas que se preocupan por la formación y la adaptan correctamente a sus sistemas productivos y de gestión tendrán un futuro seguro de continuidad en los volátiles mercados económicos que se avecinan y que ya empiezan a mutar y reajustarse.
SM

Unknown dijo...

Gracias por pasarte por aquí SM. Efectivamente la formación no es un exotismo, ni un experimento, ni un impuesto. Yo no sé si garantiza el éxito, lo que tengo muy claro es que no hacer nada garantiza el fracaso. Todavía un empresario la semana pasada me aseguraba que no vale para nada hacer formación, que los cursos son una forma de perder dinero porque luego la gente se marcha...me daba hasta pereza empezar a argumentar dónde estaba el problema...
Lo dicho, gracias