jueves, noviembre 27, 2008


Liderazgo en la adversidad

El 5 de diciembre de 1914 partió la Expedición Imperial Transantártica Británica capitaneada por sir Ernest Shackleton con el único objetivo de poder realizar la primera travesía continental en el desconocido territorio de la Antártida. La historia de Shackleton y los suyos es espeluznante, un auténtico ejemplo de comportamiento en situaciones límite en entornos duros, muy duros.

Sin ninguna duda en estos días es especialmente conveniente recordar a Shackleton, sus hazañas y cuáles son las enseñanzas que podemos trasladar a este entorno de crisis.

La suya es una historia de fracaso porque no consiguieron su objetivo, no fueron los primeros en conseguir la hazaña. Sin embargo se puede considerar una auténtica historia de héroes con éxito ya que después de todo tipo de penurias nadie falleció ni hubo que lamentar graves heridos.


45 días después de su partida el hielo atrapó a su nave, el Endurance, condenándola al hundimiento al partirse en dos. Todavía quedaban 96 kilómetros para llegar al Polo Sur y la expedición ya estaba seriamente comprometida. Después de varios meses intentando lo imposible decidieron hacerse al mar. Para intentar la épica contaban con botes salvavidas y trineos...que pesaban casi quinientos kilos. Para llegar al mar debían hacer una marcha de cientos de kilómetros. Cargaron los botes en los trineos y la tripulación se puso a tirar. Al final de los dos primeros días habían recorrido tres kilómetros. Finalmente en abril de 1916 se lanzaron los botes al mar una vez que se abrieron los bloques de hielo que se lo impedían. Habían pasado 18 meses. El viaje duró cinco días a traves de aguas tan heladas que las olas se congelaban al tocar su ropa. Consiguieron llegar a un inhóspito lugar llamado Isla Elefante. Viendo que allí no tenían ninguna opción de ser rescatados Shackleton decidió embarcarse de nuevo en un bote con un reducido grupo de colaboradores, los más expertos para la tarea. A fin de cuentas, se iban a jugar la vida por última vez.

Dieciséis días más tarde consiguieron inesperadamente llegar a la isla Georgia del Sur, la cual albergaba una estación ballenera permanente. Tuvieron la mala suerte de llegar por el extremo menos adecuado y todavía les quedaba subir una montaña de más de 1.500 metros. La marcha duró tres días más. Cuando finalmente llegaron a la estación ballenera se repusieron y tuvieron que organizar hasta tres expediciones diferentes para intentar llegar hasta la tripulación. El 30 de agosto de 1916 (634 días después de la partida) toda la expedición fue rescatada.

La mayoría os estaréis preguntando cómo lo hicieron. Alguno pensará que en esas circunstancias es normal que surja la unión y las personas puedan llegar hasta límites insospechados. Quizás sí, o quizás no. Casi nadie sabe que en las mismas fechas hubo otra expedición con los mismos objetivos, el Karluk. La tripulación del Karluk en cambio se convirtió en una auténtica banda de egoístas donde la mentira, el robo y las trampas eran moneda de cambio. Todos fallecieron.

Hay muchísima documentación sobre Shackleton, más abajo pongo algunas referencias. Sin embargo yo recomiendo un libro que a mí me hizo conocer el gran Lluís Torras: Lecciones de Liderazgo de Dennis Perkins. En este libro Perkins hace una relación de aquellos factores clave que hacen que este caso sea digno de estudio y análisis:

1. Visión y victorias rápidas: nunca pierda de vista la última meta y concentre su energía en objetivos a corto plazo

2. Simbolismo y ejemplo personal: dé ejempo personal con símbolos y conductas visibles y fáciles de recordar.

3. Optimismo y realidad. Inspire optimismo y autoconfianza, pero aférrese a la realidad.

4. Resistencia. Cuide de sí mismo, mantenga su resistencia y déjese de complejos de culpa.

5. El mensaje de grupo: refuerce constantemente el mensaje de grupo: "somos uno, viviremos o moriremos juntos".

6. Valores clave de equipo: Minimice las diferencias de estatus e insista en la cortesía y el respeto mutuo.

7. Conflicto: domine el conflicto. Maneje el enfado en dosis pequeñas, atraiga a los disidentes e impida luchas de poder innecesarias.

8. Relájese: Encuentre algo que celebrar y algún motivo con el que reír.

9. Riesgo: esté dispuesto a asumir el Gran Riesgo.

10. Creatividad tenaz: nunca abandone, siempre hay otro movimiento.

Sin ningún tipo de dudas fue el estilo de liderazgo impuesto por Shackleton (y seguido y copiado por muchos de sus colaboradores) la clave que hizo que este grupo consiguiera sobrevivir. En el libro de Perkins se analiza con todo tipo de detalles todos estos aspectos y se puede conocer también la terrible historia de estos hombres que enfrentándose al peor de los entornos consiguió sobrevivir. Sir Edmund Hillary, el primero que subió al Everest y también el primero en cruzar la Antártida, escribió: "cuando surge el desastre y no queda esperanza, arrodíllate y reza a Shackleton".

Esta es una crisis sin precedentes. Muchas organizaciones se verán obligadas a cerrar, sin duda. Pero muchas otras sobrevivirán a tanta contrariedad y depende en buena parte de las personas que están en ella que lo consigan o no.

Las malas artes, la traición, la mentira y la falta de unión llevan al fracaso. El espíritu de equipo, el sentimiento de pertenencia, el sacrificio y el trabajo duro acercan al éxito.

Referencias:

Google earth: buscad "Shackleton path", toda la ruta paso a paso con fotografías originales (en la expedición viajaba un fotógrafo)

The Endurance: Shackleton's legendary Antartic Expedition. Caroline Alexander. Fantástico libro de fotografías, este link es de Amazon.com

The Endurance - Shackleton's Legendary Antarctic . Documental narrado por Liam Neeson.

Youtube; está plagado de videos, aquí os pongo uno muy breve:


2 comentarios:

Cris Bens dijo...

Hola, me ha encantado esta entrada. Me gustaría hacerme eco de esto en el blog de ENCAMINA que mantengo, si no tienes inconveniente. En estas fechas, estamos realizando un reto interno sobre oportunidades para la crisis y creo que el liderazgo y el espíritu de superación que has resumido en este caso es estupendo.
Aprovecho para felicitarte la navidad y para invitarte a que visites nuestro recién estrenado video de felicitación.
Sort!

Agustí López dijo...

Pues a mi lo que me encanta no es que te hayas tomado la molestia de leer, sino que además hayas dedicado unos minutos a escribir. Éste es uno de los temas que me apasionan, cómo ante circunstancias totalmente adversas algunas personas consiguen rehacerse y logran sobrevivir. Creo que es un ejemplo a recordar ahora que los entornos se van volviendo cada día más hostiles para hacer negocios.
En cuanto a hacerte eco, ningún problema, pásame el link cuando puedas que me hará ilusión verlo.

Bones Festes