lunes, diciembre 20, 2010


Coompetir; ¿es posible?


¿Es posible cooperar entre competidores para generar más oportunidades? ¿Compartir puede llevar a crear un mercado más interesante?
Eso que llamamos web 2.0; ¿puede servir de ayuda? ¿y el cloud computing?

Con estos interrogantes sobre la mesa el Col·legi d'Arquitectes de Tarragona me invitó a dar una charla el pasado viernes 17 que, francamente, resultó muy interesante.
Para mi coompetir tiene que ver con compartir experiencias, información, recursos y know-how que generen más oportunidades en intereses comunes. Siempre he creído (y practicado) en la colaboración entre iguales para generar un escenario común mejor.

Vivimos en entornos que cambian a una velocidad alucinante y dónde competir cada vez se vuelve más complejo. Sobrevivir desde un planteamiento como pyme o micropyme y pretender no trabajar en red puede acabar siendo misión imposible. Los recursos a invertir en formación, información, know-how y organizativos puede acabar siendo demasiado ingente como para plantearse según qué proyectos de cierta envergadura.

Así que ante los retos que presenta competir como un grande desde un rentable y sostenible pequeño tamaño las herramientas de la web 2.0 y el cloud computing nos pueden servir de ayuda. Me refiero a herramientas que nos facilitan compartir, cocrear y organizarnos en red. No se trata sólo de eficacia y productividad sino de generar espacios nuevos.

Pero como casi siempre ocurre en estos casos cuando el público tiene ganas de marcha lo más interesante llegó en el tiempo de las preguntas. Ahí se creó una buena conversación donde surgieron algunos lugares comunes y otros no tanto. Estuvimos charlando sobre cuáles eran las barreras actitudinales a vencer; cuál podía ser el futuro de ciertas redes y herramientas, de qué forma poner en común los intereses o cómo vincular a las personas más reacias a la tecnología


Me gustaría compartir con vosotros lo que viví en esos últimos instantes. Gentes interesadas en el tema, participando, preguntando, interaccionando entre ellas, proponiéndose proyectos, mirando con ilusión al futuro. Por un momento, sólo por un momento, tuve esa íntima sensación que se tiene cuando las cosas han marchado bien.  


Por si os interesa, aquí os dejo la presentación que utilicé durante la charla:

7 comentarios:

Saül dijo...

Francament, comparteixo la mateixa sensació. Estic convençut que a ningú es va quedar indiferent després de la xerrada. Divendres no era el millor dia per organitzar la jornada , però tot i així es va crear un caliu com feia temps que no percebia,
com seguim?, organitzem un curs de dos o tres dies?
salut
Saül

Agustí López dijo...

Hola Saül, gràcies per passar-te per aquí!
Coincideixo amb la sensació que apuntes de bon caliu, és el que comentava en el post. Ara toca posar fil a l'agulla, en parlem!

NOUVINGUT dijo...

Me gustó mucho la charla. No sé si mi marcha, ya entrados en 'tiempo de descuento' se produjo antes o después del 'momento mágico', pero sea como sea, me llevé mis propias sensaciones que hasta el dia de hoy me hacen balancear entre el optimismo sobre las posibilidades de la red 2.0 y el pesimismo, nutrido por la observación de como el éxito empresarial en nuestra profesión y en nuestro entorno sigue dependiendo en gran parte de factores totalmente opuestos al verbo 'compartir'...

NOUVINGUT dijo...

Nouvingut = Paul Draaijer (estoy experimentando un poco con mi cuenta)

Agustí López dijo...

Hola Paul, encantado de que te pases por aquí!
Yo diría que ni antes ni después, durante...

Comprendo lo que expones sobre la realidad de los negocios, precisamente eso hace que se precisen nuevas formas de actuación para cambiar el orden existente, ¿no?

Un abrazo
Agustí

Traductor dijo...

Que excelente articulo, gracias por compartirnos tu experiencia, es que el saber competir, es saber llegar a las metas claras, sin pasar por encima de nadie.

Feng Shui en la casa dijo...

Cuando se sabe trabajar en equipo, dejar a un lado los prejuicios son muchas las cosas que se logran pues vivimos en una sociedad llena de diferencias y que de alguna manera siempre estamos necesitando de otros.