domingo, marzo 21, 2010


El making off de "Carta abierta de un desempleado"


Reina por un día. Así me sentí yo el pasado jueves. 
Y es que mi "Carta abierta de un desempleado a entrevistadores" ha provocado un petardazo de visitas, el primero, a éste mi humilde blog.

En cuanto puse el enlace en twitter empezó a ser re-tuiteado a través de la red lo que provocó una importante llegada de visitantes comparado con las cifras habituales. Pero el boom se produjo cuando Yoriento (!gracias!) publicó una entrada en su blog donde mi Carta Abierta formaba parte. 
El caso es que un lector llamado Angelito Magno (!más gracias!) marcó entonces mi artículo en menéame y la lió parda. La notita en cuestión ya va por 730 meneos y 162 votos en Bitácoras.

Para que os hagáis una idea mi blog habitualmente tiene entre 350-450 visitas mensuales, 43 seguidores en google connect y servidor en twitter tenía alrededor de 190 followers. 
Pues bien, la susodicha carta se puso ella solita en 6.000 visitas, cifras que a alguno le dejará frío pero como véis para este blog son astronómicas. Ahora ando por 240 seguidores en twitter y 58 en Gconnect. Mis artículos-notas raramente son comentados, y cuando lo son como máximo aparecen uno o dos. Hasta ahora llevamos 57.
Hoy domingo ya ha pasado la resaca, pero como véis la semana ha sido movidita por aquí.

En fin, aparte del subidón de ego, que si sube más ya tengo que cambiar de talla de camisa, hay algo que me ha llamado la atención.
Mi reducido círculo de lectores y seguidores han tuiteado más que comentado lo que ha dejado el terreno de los comentarios abonado para aquellos que esta semana han pasado por aquí. De entrada me ha hecho tomar mayor consciencia de qué papel juega twitter exactamente en mi presencia digital como bloguero. Y además, que por favor no parezca un reproche, da la sensación que ahora se trata de visitas más superficiales; con menos tiempo para comentar ya que en realidad se está leyendo desde la óptica de un timeline frenético que no para.

En los comentarios ha habido de todo, los que simplemente me felicitaban por la nota, los que la criticaban negativamente, los que me corrigen la ortografía y los que, sin comprender que era pura ficción-denuncia, o bien animaban al candidato o bien ponían a parir a RRHH o bien se acordaban de la madre del protagonista (figuradamente, por suerte).
Reconozco públicamente que una de las cosas que más me ha sorprendido (porque nunca había pasado aquí) y desde luego molestado es que alguien se permita el lujo de faltarte y ni siquiera deje su identidad, que lo haga poniendo un pírrico Anónimo. Sin embargo, comprendo sin aceptarlo que eso no es más que mi falta de costumbre en estas lides y que en otras casas es algo demasiado habitual.

Alguno me ha preguntado cómo se me ocurrió hacer una Carta Abierta y de dónde viene la idea. Cualquiera que me conozca medianamente aunque sea de oídas sabe que me gano la vida con una empresa que, entre otras cosas, hace selección de personal. Así que como todos comprenderéis rápidamente, también hay autocrítica en la carta. Vaya por delante.

Algo que siempre me entristece es ver a los candidatos cuando llegan; nerviosos, pendientes de detalles nimios, estúpidos. Unos tan preocupados de todo, otros tan descuidados de lo más fundamental. La niña que salida de la facultad llega pisando fuerte con sus primeros tacones que no sabe llevar. El resabiado pagado de sí mismo que condescendiente contesta como el que le están arrancando una muela. Aquél que con una corbata barata sobre una camisa con el cuello raído admite que sus pretensiones económicas son simplemente volver a tener ingresos. El tatuado y perforado que no quiere admitir que para ciertos empleos eso simplemente no está permitido. 

Pero todos están allí por un motivo, conseguir el empleo. Y después de muchas idas y venidas hay que comunicarles (a menudo por teléfono) que no son la persona seleccionada. Y ese momento me sigue pareciendo horroroso. No me gusta cuando la persona que llama lo hace con prisa, como un estorbo.
Y demasiado a menudo pienso cómo me sentiría yo mismo al otro lado del teléfono, sin haber comprendido absolutamente nada de tanta pregunta y tanta prueba. Hastiado de no ser escogido una vez más, dudando de si los consejos seguidos eran los adecuados o no. Y comprendo que a los candidatos algunas cuestiones les pueden parecer absurdas y aunque tengan algún sentido, los modos en cómo se les plantean y la nula explicación que a veces reciben hacen que todo pierda el crédito que debería tener.

Esa es una parte. La otra es culpa de Alejandro Sanz. No me va su obra en general, aunque admito que algunas canciones sí. No es una disculpa, pero si me van a etiquetar por algo que no sea por esto.
Se trata de "A la primera persona", cuando canta aquello de :

"Y a la primera persona que me lleve a la verdad
pienso entregarle mi tiempo, no quiero esperar más,
yo no te entiendo cuando me hablas ¡qué mala suerte!
y tú dices que la vida tiene cosas así de fuertes.

Yo te puedo contar cómo es una llama por dentro,
yo puedo decirte cuánto es que pesa su fuego,
y es que amar en soledad es como un pozo sin fondo
donde no existe ni Dios, donde no existen verdades.

Es todo tan relativo, como que estamos aquí,
no sabemos, pero, amor, dame sangre pa' vivir,
al menos tú lo sabías, al menos no te decía
que las cosas no eran como parecían."

Pues eso, muchas, muchísimas gracias a todos los que habéis pasado por aquí (aunque no volváis nunca más). Y muchas gracias también a los que habéis votado, meneado, tuiteado, mencionado, refrito o lo que sea que hayáis hecho con ella. Gracias a todos y hasta pronto.


12 comentarios:

Ismael Parras Ramirez dijo...

Te felicito por tu blog, llegue como muchos por menéame, también tengo un blog y se como se agradece cualquier reconocimiento, me gustó la carta y me ha gustado más el making off, un saludo.

Agustí López dijo...

Gracias Ismael! espero volver a verte pronto por aquí.

Pablo dijo...

Macho, me parece q jugar de esta manera a ser un parado de larga duración, con una edad jodida para encontrar otro empleo... es tener demasiado ego y no comprender muy bien la dramática situación que sufren cientos de miles de familias.

Para mi, te has pasado.

Ah, lo de la "corbata barata" me ha encantado. Pocas palabras que dicen mucho de las personas.

Agustí López dijo...

Pablo
Espero no haber herido ninguna sensibilidad. Si escogí ese personaje fue precisamente buscando un perfil de alguien que hubiera estado lejos de los procesos de selección y que además tuviera motivos más que suficientes para escribir una carta.
Cualquiera que haya leído alguna otra entrada del blog sabe que no fue con ánimo de fingir algo que no soy.
En cualquier caso si he molestado a algún desempleado de larga duración me disculpo porque ésa no es mi intención ni el núcleo del tema.

Juan Ramón dijo...

Lástima de tener que hacer esta "explicación", lo que dice mucho de la gente que lee sin reflexión, que contesta rápidamente, que no tiene un poco más de visión....
Yo no quiero hacer de abogado de nadie, pero "Pablo" por esa regla de 3 que expones, habría que denunciar a todos los escritores, cineastas, artistas, filósofos, que utilizan historias de ficción para exponer una idea con una crítica de fondo, como es este caso.
En fin amigo Agustí, gracias por tu blog y compartirlas con nosotros.
Juanra

Agustí López dijo...

Hola Juan Ramón
Gracias por pasar por aquí de nuevo!
Un abrazo

Verónica dijo...

He vuelto a leer de nuevo la carta y ahora tu nuevo post y no entiendo cómo alguien se puede ver ofendido por ello. ¿No esa la finalidad del que escribe? ¿Ponerse en la piel de otra persona o inventar personajes para llegar al público?.
No pretendo menospreciar la opinión de los demás, pero sí alabar tu visión y cómo la expresas.Te honra contestar a cada comentario y además hacer un nuevo post de agradecimiento. Es un placer leerte.

Ah! En lo único que no estoy de acuerdo es en lo de Alejandro Sanz. A mí me encanta desde que tenía 15 añitos, pero eso te lo paso ;-)

Verónica_ibiza

Agustí López dijo...

Hola Verónica
Gracias por tu apoyo, y pelillos a la mar!

En cuanto a lo Alejandro Sanz, bueno, no puedo evitarlo! ;-D Pondré más empeño la próxima vez, a ver...
Hasta pronto

Esteban dijo...

Agustí, tu carta me parece una obra de arte. Has hecho literatura de la buena. Yo me la creí de arriba a abajo y estuve a punto de entrar con toda la artillería pero uno de los comentarios insinuaba que era un post y dudé.

Has tocado en la realidad tan a fondo que no me extrañan las 6000 visitas, apoyos aparte. Para los blogueros que andamos viciados con teorías, "debe ser", ventas varias... es toda una lección.

Cuando dices 300 visitas mensuales a tu blog supongo que quieres decir visitas diarias. Acláramelo si eres tan amable porque andamos un poco perdidos con las audiencias.

Un saludo

Agustí López dijo...

Querido Esteban
Muchas gracias por tus comentarios!!
Estoy encantado (y mi ego más) de que dudes de la cifra de visitas. Sí, sí, lo has interpretado bien, hablaba de visitas mensuales. En un día normal puedo tener 15-20 y en meses excepcionales he llegado a algo más de 500, pero no es habitual.
Realmente son pocas, lo sé. Y la carta por sí sola ya va por 8.000 desde el miércoles pasado...

A mi me sigue sorprendiendo la cantidad de personas que no vieron rápidamente que era ficción, seguramente porque la inmesa mayoría fue lo único que leyeron del blog y sólo con ese texto, pues ya ves.

Muchas gracias por venir, hasta pronto!!

Marta dijo...

"Pues eso, muchas, muchísimas gracias a todos los que habéis pasado por aquí (aunque no volváis nunca más)."

Nada, hombre, la ocasión lo merecía :) Es un buen ejercicio, interesante intentar ver otros puntos de vista. saludos!

Agustí López dijo...

Marta

De nuevo 1.000 gracias por pasar. Desde luego lo que buscaba es que mirásemos las cosas desde el lado del desempleado aquellos que normalmente lo vemos sólo desde el punto de vista de profesionales de recursos humanos. ¿No te parece interesante averiguar cómo nos ven?